Think Clever

Cuando el cliente me informó del nombre y la misión, buscar un concepto que de alguna manera reflejara el ejercicio del estudio y la toma de decisiones se volvió nuestra misión. Además, debía ser moderno y no tan elegante, dirigido a emprendedores que estimamos en su mayoría son jóvenes de menos de 40. Y entre pruebas y bocetos llego el científico picaro incrédulo.